marcos-garcia-sobre-mi

Me presento

Mi nombre es Marcos García, nací en Santa Cruz de Tenerife, aunque he vivido prácticamente toda mi vida en Granada (ciudad en la que resido actualmente). Desde muy joven he querido ser muchas cosas: dibujante, jugador de baloncesto, estrella del rock, historiador-aventurero como Indiana Jones o diseñador de videojuegos.

 

Tantas aspiraciones erráticas y abandonadas a mitad de camino, me han permitido al menos definirme como persona y encontrar claramente cuáles son mis pasiones y mis vocaciones: la música, la programación, el diseño web y gráfico y por supuesto, la enseñanza.

 

Mis pasiones se han materializado a nivel académico con el graduado en Educación Primaria con especialidad en Educación Musical por la Universidad de Granada.

Como músico

No son pocos quienes presumen de haber podido disfrutar de la década de los 70 en primera persona como una de las generaciones musicales alternativas de mayor talento. Pero poco se habla de aquellos que tuvimos la suerte de gozar durante los 90 (entre los que me incluyo) de la mayor oferta ecléctica musical de la historia dando como resultado combinaciones musicales que hasta el momento eran inconcebibles.

 

Dicha amalgama musical, e inspirado por innumerables músicos (muchos de ellos hoy, leyendas) me motivaron para obtener mi primer empleo y comprar mi primera guitarra con mi primera nómina y, ¿qué te voy a decir? desde entonces estoy enfermo musicalmente.

 

Creo que gracias a ese enorme catálogo musical, me ha permitido apreciar el valor inherente de la música independientemente de su género o fecha pero sin olvidar mis orígenes, siempre cercanos al rock o al metal 😎🤘

Mis guitarras

Como diseñador web

Mi relación con los ordenadores y la programación comienza a muy temprana edad, mucho antes que la música. Aún recuerdo el olor que emanaba y los sonidos que producían aquel artículo de lujo AMD 486 40 MHz que utilizaba un tal sistema operativa MS-DOS con el que pude realizar mis primeras ejecuciones de comando para acceder a un tal Windows 95.

 

Todo empezó a ser mágico desde aquel momento, y los progresos tecnológicos no paraban de sucederse: los microcesadores Pentium, Internet, sistemas de chat o comunicación en tiempo real y un enorme abanico de posibilidades con las páginas web, PHP, WordPress, MySQL
De igual modo que con la música, de forma autodidacta he ido desarrollando un abanico de competencias tecnológicas que podemos resumir a continuación:
HTML 100%
CSS 85%
JavaScript 55%
PHP 65%
Wordpress 95%
Prestashop 90%
WooCommerce 90%